Comprar Calçots online

Los Calçots

Los “calçots” son una cebolla blanca, tierna y suave.

Compra calçots online

Calçots.

El nombre del calçot proviene de la palabra “calzar”, es decir, cubrir de tierra la pierna (la parte comestible) para impedir que le dé el sol.

Calzar nos da el nombre a los calçots, pero no sólo eso, sino que es fundamental para la calidad del producto. Un buen calzado nos dará una longitud de la pierna de 15 a 20 cm y un sabor mucho más fino porque está protegido de los rayos solares.

Hacia mediados de noviembre se empiezan a cosechar los primeros calçots y la temporada finalizará en abril. En cada parte de la temporada el sabor va cambiando: los primeros calçots son más tiernos y los últimos son más sabrosos.

Los calçots hay que seleccionarlos, y se cosechan cuando tienen unas condiciones óptimas (diámetro 1,7 a 2,5 cm y longitud de pierna blanca 15-25 cm). Los encontramos en haces de 25 o 50 unidades.

El Cultivo

El cultivo del calçot consta de dos etapas muy diferenciadas y que nos ocupan más de un año de trabajo.

Primera etapa (la formación de la cebolla)

A mediados del mes de febrero y es la hora de plantar lo que llamamos cebolla blanca o cebollino. Es un cultivo que se desarrollará en primavera y necesitaremos mucha agua para su crecimiento así como un buen abonado.

También vigilaremos mucho con las enfermedades como el mildiu y la raíz roja, que nos pueden dar muchos dolores de cabeza. Es muy importante conseguir una cebolla grande y sana, ya que ésta será la cantera de los futuros calçots. De una cebolla grande saldrán más piernas de calçots y de una cebolla pequeña menos. Piensad que de una cebolla pueden salir entre 4 y 20 calçots. Qué diferencia!

Hacia el mes de julio la cebolla blanca ya ha crecido y empieza a sacar cabeza (formación del bulbo, la planta acumula reservas en la base). Ahora es prácticamente igual que la cebolla común, pero de color blanco. Es el momento, pues, de arrancarla. Con la cebolla en el saco ya tenemos la primera parte del ciclo terminado. Ahora dejaremos la cebolla todo lo que queda de verano secándose al sol.

Segunda etapa (hacemos los calçots)

En septiembre, el día comienza a acortarse y el calor afloja un poco. Es el momento de plantar las cebollas.

Setembre Recogeremos las cebollas que tenemos secándose al campo y las empezaremos a plantar. Las plantaremos más espaciadas para que los calçots tengan suficiente espacio para crecer, y las regaremos para que empiecen a sacar raíz nueva.

A mediados de octubre los calçots ya tienen más de un palmo de hoja, y ya toca calzarse los. Taparemos con tierra la pierna del calçot (la parte blanca) para protegerla de la luz del sol. Un buen calzado es fundamental para la calidad del calçot .

En noviembre, empezaremos a cosechar los calçots.

Las características del cultivo del calçot hacen que su recogida sea muy manual ya que su crecimiento es irregular (dado por el tamaño de la cebolla y las piernas). Podemos llegar a cosechar más de seis veces en el mismo trozo de terreno!

La herramienta que utilizamos para cosechar los calçots es la horca. Una herramienta ideal para que no golpea la hoja y nos hace pasar el frío de los días de invierno.

Fanga | CalçotsAway